“Me han forzado a hacer algo que no quiero”, “Le he prohibido a alguien hacer algo”. Realizar estas conductas puede constituir un delito de coacciones. Algo tan simple como decir a una persona que no haga una cosa constituye una coacción, pudiendo llegar a ser delito....